Torres, susto en Riazor

Fernando Torres, ya ha recibido el alta tras someterse a TAC craneal y cervical que han descartado lesiones y pasar la noche en el Hospital HM Modelo, aunque aún no viajará a Madrid y tardará unos días en reincorporarse a los entrenamientos.

Debíamos comenzar así esta noticia, dado el gran susto que anoche, nos hizo cuanto menos, contener la respiración al ver cómo el delantero del Atlético de Madrid caía inconsciente tras el choque con Álex Bergantiños.

Sus compañeros estuvieron rápidos, ágiles y muy eficaces, Vrsaljko y Gabi consiguieron abrirle la boca y sujetar la lengua para evitar una posible asfixia, mientras, los gestos alrededor como el del central uruguayo José María Giménez, tapando su cara con la camiseta, no auguraban un buen fin… una vez más, saltaron las alarmas en Riazor.

Dos eternos minutos hasta que presentó los primeros síntomas de reacción, dos minutos hasta que el “Mono” Burgos hizo el gesto de todo va bien alzando el pulgar, un gesto que devolvió la respiración no sólo al campo de juego sino a todos los que atentos a la pantalla seguían el encuentro.

Bergantiños, el delantero Deportivo, vagaba por la banda con la mirada perdida, rezando “Nunca me había pasado nada semejante. Lo ves en otros partidos o escuchas que han pasado situaciones así, pero hasta que no lo vives no sabes lo desagradable que es protagonizarlo” Ha demostrado su profesionalidad e integridad. No dudó en visitar a Torres en cuanto le dieron luz verde, era él quien necesitaba el consuelo.

Si algo le hubiera ocurrido al “Niño” la conmoción sería nacional. Fernando es un jugador querido por todos y odiado por nadie; ha ganado un Mundial, dos Eurocopas, ganador de Champions, Europa League, Bota de Oro,…

Sólo ha sido un susto, un gran susto, pero tenemos “Niño” para largo y nos alegramos de ello.